Dian Fossey



Es la historia de una luchadora, de una valiente, de toda una mártir del movimiento conservacionista en este nuestro planeta tierra. Una rebelde que planto cara a los furtivos en el Congo, en Uganda, en Rhuanda, y, ella sola con ayuda de unos pocos, consiguió mover el mundo.
Hasta su llegada a Africa, la vida de los gorilas de montaña estaba seriamente comprometida por el furtivismo. Había muchas modas en esa época, como las de profesionales liberales (médicos,abogados,ingenieros) los cuales en sus glamorosos despachos gustaban de colocar manos de gorila a modo de cenicero e incluso cabezas a modo de exhibición.
Gracias a personas como Dian Fossey, esa moda se extinguió, y se inició un movimiento de conservación, de lealtad, de compromiso hacia los queridos gorilas de montaña. Una de las especies más amenazadas del planeta. En el año 1960 se hizo un primer censo sobre los gorilas y la cifra era poco esperanzadora, había menos de 500.
Pocos años mas tarde, cuando Dian llega al continente africano, esa cifra era aún más baja, hasta menos de la mitad quedaban…; hoy en día al menos pueden quedar unos 600, algo es algo, en una de las zonas más conflictivas del planeta, y casi toda la culpa la tiene nuestra protagonista.
Nació en San Francisco en 1932, en una familia dominada por el alcoholismo del padre, un entorno difícil. Con tan solo 3 añitos, sus padres se separan, y dos años más tarde vio como un padastro llegaba a su hogar, que la trató muy mal, con desprecio, de forma despectiva, que la enviaba con la servidumbre a la cocina, y que ni siquiera quería mantener una conversación con ella… Su madre, algo indolente, se dejo hacer, con tal de tener una compañía a su lado. En resumen, no tuvo una infancia feliz, pero aún así, se mostró disciplinada en los estudios, con mucho tesón y mucha aptitud para el trato con los demás.
Consiguió una Licenciatura en Terapia Ocupacional en 1954, y se especializó en el trabajo con discapacitados psíquicos, y se hizo un hueco en el corazón de muchos niños “especiales”. Usaba gestos, movimientos, mímica para comunicarse con ellos, y a fé que lo conseguía. Además Dian siempre mostró querencia por la naturaleza, y realizó dos cursos de preveterinaria que la familiarizaron con los animales y la ecología.
En 1960 tiene la oportunidad de leer los trabajos de George Schaller, el gran zoólogo que venía realizando el censo de los gorilas de montaña. En el Africa ecuatorial, una zona virginal pero también llena de conflictos bélicos, una zona jalonada por 8 majestuosos volcanes, cerca de los Grandes Lagos. La selva cubría el fértil suelo de esas montañas, y, por encima de la selva, la eterna niebla… y en mitad de la bruma, siempre muy dentro de la selva, los gorilas de montaña, en su hogar…
En 1963 siente la llamada de Africa, abandona su trabajo y viaja al continente para entrevistarse con el famoso antropólogo británico LouisLeakey, que se encontraba en la “zona”. Este pensaba que el estudio de los gorilas ayudaría muchísimo a entender la evolución humana. Louis Leakey, contaba con un gran apoyo de Nacional Geographic, pero necesitaba investigadores, censores, que pudieran quedarse una larga temporada en aquella zona tan difícil de frío intenso y guerras interminables. Y Dian se presentó ante él y le dijo que ella estaba dispuesta a asumir ese reto, y este decidió darle una oportunidad (aunque ella no era profesional en la materia, era autodidacta)…
Dian llega a Birunga, y levanta su campamento. Los primeros resultados no son nada alentadores, no encontraban a ninguno (contaba con algunos guias y rastreadores). Se sabía que estaban allí, pero ¿dónde estaban?. Durante 2 meses no hubo ningún resultado y, empieza a descorazonarse, pero vuelve a intentarlo una y otra vez, hasta que un día, marchando por la selva con un explorador, “pisó” un excremento de gorila de montaña. Los gorilas estaban cerca… A los pocos dias de este hallazgo, Dian se topa con el primer grupo de gorilas de montaña. Unas cuantas madres, unos pocos pequeños, y, sobre todo un enorme macho de lomos plateados. El macho, al intuir su presencia, se incorporó, y con sus poderosos puños golpeó su pecho. El gorila los persigue hasta que consiguen esquivarlo, pero Dian está feliz, sabe que por fin ha conseguido su propósito, los ha localizado.
Cada mañana se iba acercando a ese grupo de gorilas, y, cada vez, más cerca. Logra situarse a 18 metros de ellos y los observa, dibuja, anota cada gesto. Es testigo de algo incógnito hasta entonces para el ser humano… De los 18 mts pasa a los 9, a los 5; los gorilas empiezan a identificarla, saben que es ella. Las madres ya no se muestran nerviosas, el enorme macho ya siente “indiferencia” hacia ella, sabe que no es peligrosa, que no va a hacerles daño…
Y, finalmente, se consigue el milagro; logra mezclarse entre el grupo de gorilas, estos la aceptan y dejan incluso que juegue con los pequeños. Las madres se dejan acariciar, pero el gran macho de lomos plateados sigue receloso, no se acerca a ella, tan solo observa. Fueron meses de intenso trabajo, y aquí, a Dian Fossey le vino muy bien su experiencia con niños “especiales”. Elaboró un lenguaje gestual y consiguió censar 220 gorilas de montaña, posiblemente ya los últimos.
El enorme macho se va acercando poco a poco, se van conociendo, cruzan sus miradas y, finalmente llegan a darse las manos. Al contemplar sus manos observa que su cuarto y quinto son palmípedos y por eso lo llamó Digit. Será el gorila más famoso de la Historia, aunque con un final triste y cruel…
En una de las masacres de los furtivos, su gran “amigo” Digit muere. Horrorizada descubre su cuerpo sin cabeza, manos ni pies. El alma de Dian quedó destrozada y creó un cementerio junto a su campamento donde le enterró con cuidado y le rindió homenaje. Iba a ser el primero pero no el último de los moradores de ese cementerio para gorilas. Era horrible ver como los furtivos incursionaban en la montaña y mutilaban a los gorilas.
Diane asumió una cruzada personal contra los furtivos, les puso trampas, denunció los hechos al Gobierno de Rhuanda, pero lo que no sabía ella era que los propios miembros del Gobierno estaban implicados en el furtivismo de la zona. Esta desesperada, no sabe que hacer… Escribe la historia de Digit y la envía al Nacional Geographic y se los publican, con unos resultados impensables. Miles de personas quieren saber más sobre estos animales. Se crea la Fundación “Digit” y gracias a la concienciación de millones de personas, hoy en día podemos disfrutar de esta especie animal tan maravillosa…
A principios de los 70 surgía con fuerza el movimiento ecologista, las ganas por proteger la naturaleza… A principio de los 80, Diane comenzó a escribir un libro que llevó por titulo “13 años con los Gorilas”, conocido popularmente como “Gorilas en la Niebla”, y lo publicó en 1984. Pero el 27 de diciembre de 1985, Dian se encontraba en su cabaña de la montaña Birunga y, mientras por la noche intentaba descansar un poco, alguien entró en su cabaña y acabó a machetazos con su vida, de forma cruel y despiadada. Con el tiempo se supo que el asesino fue el hermano de la mujer del Presidente de Rhuanda, que fue detenido y llevado a un tribunal en Bélgica.
Pero con el cruel asesinato no consiguió su intención. La muerte de Dian Fossey creó una mártir, una heroína de la conservación de la naturaleza en este planeta y, Rhuanda empezó a proteger a los gorilas de montaña. Esto no quita que hoy en día no sean una especie en extinción, pero gracias a la vida y sacrifico de Dian Fossey, aún los conservamos. Espero que sus asesinos paguen su culpa hasta al final….

11 comentarios:

Katy dijo...

Hola Felix he leído sobre ella y sobre el libro de Gorilas en la Niebla”, e incluso he visto algúnos reportajes de Dian Fossey en T.V. Mujer valiente y osada dónde las haya.
El mundo de los gorilas y la investigación estrá en deuda con ella. Siempre que alguien alza la voz conar los débiles acaba mártir.
Un pena. Bonita entrada y bien documenada. Un saludo

Gabriela Maiorano dijo...

Hola Félix. Una mujer admirable, con fuerza, voluntad y un profundo amor por lo que hacía. Un lindo homenaje.
Besos

Grandolina dijo...

Hola Felix!

Fantástico tu blog! Disculpa que no pasara ayer pero no vi el enlace. De hecho me resultó extraño que no tuvieras blog.
Me encanta los contenidos que tienes y la forma de presentarlos, de forma sencilla pero con profundidad. La plantilla muy limpia.
Veo también que promocionas a Córdoba como capital de la cultura 2016. Espero que sea alguna de las candidatas españolas las que se lo lleven o se lo traigan.
Felicidades por tu blog, te sigo leyendo.
Un beso

Grandolina dijo...

Hola Felix,
Te comento que en la imagen que tienes como seguidor te falta el enlace a tu blog. Creo que ese fué el motivo por el cual ayer no lo encontraba.
Saludos.

Felix Casanova Briceño dijo...

Grandes mujeres y hombres que han aportado tanto a la humanidad, y a la defensa del "indefenso" mundo animal ante nuestras atrocidades. Es un pequeño homenaje que intento darles...
Gracias por vuestra visita

Nikkita dijo...

Hola otra vez :), tenia un "comentario off topic" para ti, y para no desviar los comentarios de las entradas nuevas, busco una antigua que me dá la excusa perfecta para decirte que Dian Fossey ha sido siempre uno de mis personajes favoritos, de pequeña decía que de mayor quería ser como ella... imagínate lo que hace el cine...
Y ahora al comentario: se está hablando mucho estos días de la nueva "mudanza" del busto de Nefertiti en Berlín, y de que los egipcios quieren demandar a los alemanes para recuperarla, y se me ha ocurrido que si algún día no sabes qué subir podrías hablar de Nefertiti. Me encantaría leer su historia contada por ti.
Bueno, ahí te lo dejo :D.
Un beso enorme.

Felix Casanova Briceño dijo...

Hola Nikkita. Precisamente, el antiguo Egipto es una de mis temas favoritos, como nos pasa a muchos de nosotros. Y he leido bastante sobre ello. Y curiosamente no he publicado ninguna entrada sobre Egipto en el blog. El motivo es que ando esperando unas fotos de unos amigos que estuvieron allí hace poco para ilustrar mejor los posts. No obstante, si, vamos a hablar un día sobre lo que sabemos de Nefertiti y su tan traida polémica entre egipcios y alemanes... Muchos besos, y gracias por la recomendación.

Nikkita dijo...

Eso será genial.
Gracias a tí. Más que una recomendación es una petición ;)
Besos

Anónimo dijo...

Correctly your article helped me truly much in my college assignment. Hats afar to you enter, wish look ahead for the duration of more interdependent articles without delay as its anecdote of my favourite question to read.

Felix Casanova Briceño dijo...

Anonimo...

I'm so glad that you have served for your studies. A greeting

Anónimo dijo...

me ha ¿¿??

Publicar un comentario en la entrada

A veces una broma, una anécdota, un momento insignificante, nos pintan mejor a un hombre ilustre, que las mayores proezas o las batallas más sangrientas... Plutarco